EUSTAFOR_1La Unión Europea busca un enfoque sistemático para abordar la cadena de valor de la bioeconomía.
“Un enfoque de abajo hacia arriba y el fortalecimiento del papel de las bioeconomías locales es crucial para el desarrollo de la bioeconomía”

La Comisión Europea publicó el pasado jueves su Comunicación sobre la actualización de la Estrategia de Bioeconomía de la UE: “Una bioeconomía sostenible para Europa: Reforzar la conexión entre economía, sociedad y medio ambiente”. Los propietarios y administradores forestales europeos acogen con satisfacción esta estrategia tan esperada, que tiene como objetivo apoyar el desarrollo de una bioeconomía circular sostenible en la UE y contribuir a las agendas internacionales de sostenibilidad y sus respectivos objetivos y prioridades de política.

La estrategia reconoce que la bioeconomía tiene el potencial de cambiar el juego en términos de crecimiento económico y de ofrecer una mejor vida en las comunidades locales, al mejorar la competitividad y crear nuevos empleos, especialmente en áreas rurales y remotas de Europa, entre otras cosas. Además, la bioeconomía es vista como un componente crucial en los esfuerzos para abordar el cambio climático, al cumplir los objetivos del Acuerdo de París y descarbonizar las sociedades europeas.

Los biomateriales renovables, como la madera, tienen un gran potencial para desplazar el carbono si se utilizan para sustituir materiales no renovables y de alto consumo energético. En este sentido, los propietarios y administradores de bosques lamentan que las acciones concretas propuestas por la Comisión pudiesen perder la oportunidad de aprovechar este potencial. Además, las organizaciones que suscriben desean resaltar que el mayor desarrollo de la bioeconomía circular, al abarcar los servicios de los ecosistemas, no solo proporciona bienestar a las comunidades locales, sino que también fortalece la capacidad de recuperación y la salud de los ecosistemas terrestres y evita el impacto devastador. Factores tales como incendios forestales y / o brotes de plagas y enfermedades.

Para desplegar inversiones, el mercado necesita tener una dirección política clara. Por lo tanto, se necesita una visión y un compromiso a largo plazo para desarrollar la bioeconomía europea. Es necesario establecer objetivos ambiciosos y monitorear las acciones a lo largo del tiempo. Las organizaciones abajo firmantes acogen con satisfacción el enfoque sistémico de la nueva estrategia para el desarrollo de la bioeconomía y se complacen en ver la mayor importancia de la cooperación intersectorial y la coherencia de las políticas. La estrategia anterior, activada en 2012, incluía demasiadas acciones que eran difíciles de medir y muchas de ellas carecían de ambición. En la estrategia renovada este problema parece solucionarse.

“La ampliación de las salidas de investigación e innovación a través del mecanismo de atracción del mercado es importante, pero se debe tener cuidado al desarrollar nuevos estándares o etiquetas para productos de base biológica. Desde el punto de vista de los productores primarios, es de suma importancia que la legislación existente y los esquemas voluntarios se tengan debidamente en cuenta al considerar el desarrollo de nuevas etiquetas o estándares. Como se mencionó en la estrategia actualizada, la UE ya es un líder mundial en el uso sostenible de los recursos naturales, es decir, la materia prima de los bosques de Europa es sostenible, independientemente de su uso final”, recuerda Meri Siljama, secretaria general interina del CEPF.

“Un enfoque de abajo hacia arriba y el fortalecimiento del papel de las bioeconomías locales es crucial para el desarrollo de la bioeconomía. La Agenda de Despliegue Estratégico, que proporcionará una visión a largo plazo sobre las formas de desplegar y ampliar la bioeconomía de manera sostenible y circular, parece ser el camino correcto a seguir. El desarrollo de acciones piloto, como las granjas de carbono forestal, puede proporcionar soluciones innovadoras en el contexto de la evaluación de todo el espectro de servicios ecosistémicos que la silvicultura proporciona a la sociedad. Sin embargo, esto debe analizarse cuidadosamente para aprovechar el potencial del sector forestal y evitar efectos contraproducentes “, señala Piotr Borkowski, Director Ejecutivo de EUSTAFOR.

“Para que la estrategia de bioeconomía sea exitosa, los agricultores y los propietarios de bosques deben ser considerados como socios estratégicos en lugar de simples proveedores de materias primas a lo largo de la cadena de valor de base biológica. Este rol debe abordarse mejor en la implementación de la estrategia actualizada, incluidas las futuras asociaciones públicas-privadas. Siguiendo la

Comunicación de la Comisión, deberemos asegurarnos de que cualquier orientación tenga en cuenta los tres pilares de la sostenibilidad y promueva la simplificación en la implementación de las acciones propuestas”, concluye Pekka Pesonen, Secretaria General de COPA y COGECA.

La Confederación de Organizaciones de Selvicultores de España (COSE) representa a nuestro país en la Confederación Europea de Propietarios Forestales (CEPF).EU Bioeconomy Strategy