COSE, en la reunión de expertos responsables en sostenibilidad forestal, convocada por PEFC

La reunión congregó a los expertos responsables de liderar la sostenibilidad forestal, tanto del ámbito público como del privado, y socios de PEFC España, que compartieron sus actuaciones presentes y futuras para promover la gestión forestal sostenible y la certificación forestal PEFC desde sus respectivas organizaciones y regiones.

Tras la revisión de asuntos técnicos, económicos, y estratégicos de la organización a escala global, tratados en el ámbito de la 66º Junta Directiva, dio comienzo la ronda informativa y el coloquio sobre sostenibilidad y objetivos por parte de los socios de PEFC España.

En su intervención, José Causí de Aspapel (Asociación Española de Fabricantes de Pasta, Papel y Cartón) y Vicepresidente de PEFC España, mostró las cifras recogidas por Aspapel en 2015, según las cuales, el 97 % de la madera consumida por el sector papelero es local y el 100 % de las fábricas de pasta y papel cuentan con la certificación de Cadena de Custodia. El 32% de la madera consumida es certificada siendo un 20% certificada con el sistema PEFC. En el caso de la celulosa, del 45% certificado, un 24% lo está con PEFC y del 51% del papel, un 24% es certificado PEFC. Causí añadió que el papel tissue y el papel para cartón utilizado para embalaje constituyen un nicho importante para la certificación forestal.

Según Patricia Gómez, gerente de COSE, la Confederación agroforestal que agrupa a las Asociaciones de Propietarios Forestales Privados, una de las líneas de actuación de la Confederación es la de fomentar el asociacionismo forestal y los planes de gestión colectiva. También se está promoviendo la fiscalidad verde a través de incentivos fiscales para la certificación forestal. En materia de no madereros COSE está promoviendo entre los propietarios los acotados micológicos y desarrollando un sistema de permisos de recolección para fomentar el aprovechamiento regulado.

Jose Ramón López, en representación del Gobierno de Aragón anunció que el próximo 14 de diciembre lanzarán el esquema director del Plan Forestal de Aragón con tres ejes fundamentales: el económico, optimizando los recursos de la región, el ambiental con especial énfasis en la gestión sostenible y la prevención de riesgos en zonas de montaña. Prevén que en un año tendrán 100.000 hectáreas más certificadas en Gestión Forestal Sostenible PEFC.

Tal y como comentó, Oskar Azkarate de PEFC Euskadi, en el País Vasco están trabajando en materia de sensibilización ciudadana a través de varias iniciativas como la campaña Gure Zura lanzada hace dos años en la que se pone en valor la madera local sostenible y certificada. La sensibilización en las escuelas sobre la madera y el sector forestal será otra de las líneas de trabajo en Euskadi, así como el trabajo con arquitectos.

Álvaro Fernández de PEFC Asturias apuntó que está aumentando el número de los gestores forestales comprometidos con la certificación y que este año se han alcanzado en Asturias 250.000 toneladas de madera certificada puesta a la venta en los mercados.

Según señaló Alejandro López, la Junta de Castilla la Mancha, está trabajando en la ordenación de todos los montes de Cuenca y Ciudad Real y en un borrador para subvencionar los proyectos de ordenación de fincas. Informó además sobre la Instrucción del Consejo de Gobierno publicada el 18 de noviembre, sobre la inclusión de cláusulas sociales, de perspectiva de género y medioambientales en la contratación del sector público regional.

Por su parte, Fermín Olabe del Gobierno de Navarra explicó los cambios en la estructura de la administración forestal y medioambiental navarra encaminados a llevar a cabo una gestión integral del territorio en las comarcas navarras. Anunció que se destinará una partida presupuestaria para la revisión del Plan Forestal y un aumento del presupuesto invertido en gestión forestal.

Lorenzo Rodríguez de la Junta de Castilla y León y Vicepresidente de PEFC España, recordó el compromiso adquirido en la legislatura de aumentar a 800.000 las hectáreas certificadas en los próximos dos años e incrementar a 900.000 las hectáreas planificadas.

Antonio de María de PEFC Galicia y Vicepresidente de PEFC España, informó de los cambios en la Administración gallega y de la creación de la Agencia de la Industria Forestal. Asimismo informó sobre las experiencias, incidencias y avances del Plan Piloto para el impulso y control de la certificación PEFC en la micro propiedad forestal que PEFC está aplicando en Galicia.

Juan Luis Abián de PEFC Cataluña y Presidente de PEFC España, describió los importantes avances en materia de comunicación sobre los productos forestales, destacando la promoción de la madera local certificada a través de la marca CATFOREST. Asimismo destacó las tareas de formación de consultores y la promoción de los productos forestales no madereros y en especial de los productos silvestres entre el sector hostelero. Apuntó que finalizarán el año con 256.000 hectáreas certificadas y que para ello han sido muy importantes la colaboración entre la administración y los propietarios privados, así como valorar en las órdenes de ayudas la certificación forestal.

La 66ª Junta Directiva de PEFC España se celebró el pasado día 30 de noviembre en el club The Craft, espacio que posee la bodega Abadía Retuerta en Madrid.

PEFC

PEFC es una organización global sin ánimo de lucro que trabaja para conservar los bosques y asegurar su mantenimiento para las generaciones futuras. Promueve la Gestión Forestal Sostenible y el uso de productos de origen forestal con certificado de sostenibilidad.

El certificado PEFC asegura que la obtención de los productos procedentes de los bosques como la madera, el papel o el corcho, entre otros, se realiza de manera sostenible y se han respetado rigurosos criterios ambientales, sociales y económicos, protegiéndose las áreas forestales de importancia ecológica, mejorando la diversidad biológica, prohibiendo la conversión de los bosques y respetando los derechos de los trabajadores y la población local.


Iván Fernández, Presidente de PROFOAS: “El minifundismo deriva en abandono del monte”

El minifundismo, como estructura principal de la propiedad, es un problema clave para el sector forestal asturiano.

La superficie media que posee un propietario forestal privado en Asturias es una hectárea. Muchas parcelas tienen media hectárea, 300 ó 400 áreas, no más. Aunque lleguen a ser de cinco o seis hectáreas, la explotación de los recursos y aprovechamientos es muy complicada.

Por ello PROFOAS –Asociación de Propietarios Forestales de Asturias-, organización integrada en COSE, fomenta el asociacionismo y la concentración parcelaria, con el fin de sumar terrenos de 30 a 40 ha que, a los ojos de la Administración, son unidades mínimas y viables de explotación, que al menos cobrarían a la hora de hacer una corta, recibirían al ganado para pastar y verían mejoradas sus accesos e infraestructuras.

En los montes asturianos, los pequeños propietarios tienen muchos problemas para desarrollar su trabajo. Aunque mejoran poco a poco las infraestructuras, las concentraciones parcelarias son insuficientes y las transmisiones patrimoniales, de padres a hijos, son muy onerosas (se paga por encima del propio valor de mercado).

Asimismo, sería deseable que los ayuntamientos cedieran a los selvicultores los terrenos que en su día fueron expropiados, para poder gestionarlos de forma comunal, generando riqueza mediante plantaciones adecuadas (eucalipto, frondosas, pinaster, etc.), en coordinación con los técnicos de la Consejería de Agricultura y Medio Ambiente.

Iván Fernández, Presidente de PROFOAS

“Los ingenieros y peritos forestales tienen que hacer gestión –opina Iván Castaño Fernández, Presidente de la Asociación de Propietarios Forestales de Asturias (PROFOAS)-. Para tener unos montes ordenados y, finalmente, obtener un beneficio”.

“Muchas personas renuncian a su propiedad –señala Juan Peláez Pérez, propietario forestal de Castropol-, agudizando el abandono del medio rural”. Quien desea conocer su finca se ve obligado a realizar un desbroce importante, para después buscar su parcela; todo ello sin aprovechamiento alguno”.

A todo ello se suma la descapitalización de los ayuntamientos y la falta de subvenciones, como sí tiene la ganadería, “aunque somos nosotros quienes recogemos el CO2 y saneamos el aire con nuestras plantaciones”, remarca Juan Peláez.

“Solicitamos que cuando un propietario adquiere una parcela colindante con la suya, se le exima del impuesto de transmisiones, como se hace en Galicia”, apunta Félix López Cuervo, Vicepresidente de PROFOAS.

“El minifundismo deriva en abandono –sentencia Iván Castaño-. El monte deja de ser productivo para ser improductivo, y una amenaza de incendio”.

 El peso de la crisis

Venimos de una época de crisis económica, que en Asturias comenzó en 2008. Durante seis años desaparecieron en torno al 60% de los puestos de trabajo en el sector forestal del Principado. Multitud de empresas cerraron y los propietarios forestales privados quedaron indefensos, ya que en varios años no fueron convocadas las ayudas de la Administración.

La crisis también barrió a muchos pequeños aserraderos, que eran foco de demanda de la madera extraída del monte. La recuperación de este tejido empresarial podría ser parte de la solución para un sector que no termina de levantar cabeza.

Antiguamente la parte del monte que correspondía a una unidad familiar era “su banco”. Cuando se necesitaba un capital se cortaba madera y se llevaba al aserradero del pueblo o de la villa, donde estaba asegurado el cobro.

“Hoy gana la industria, gana la pastera, gana el aserradero, gana el transporte… Y lo que queda, para el propietario forestal. Hagámoslo al revés –reclama PROFOAS-. Que gane el propietario y, lo que quede, para que ganen también los demás. Que la materia prima es del propietario. Este es el único sector en el que la materia prima no está reconocida”.

 La amenaza del goniptero

Actualmente, el tipo de cultivo que mayor auge tiene es el del eucalipto. Por su demanda y por tratarse de una especie de crecimiento rápido. El sector ve de nuevo amenazada su prosperidad; en esta ocasión debido al goniptero; un escarabajo que come la hoja adulta del eucalipto y resulta difícil de combatir.

“Combatimos el goniptero mediante lucha biológica, con una mosca que esteriliza la larva del escarabajo, o a través de la colocación de látex en los árboles –explica Félix López Cuervo, Vicepresidente de PROFOAS-. Con insecticida es más complicado; algunos no están permitidos, y desde el suelo el efecto de nuestro ataque es deficiente, debido a la dificultad de tránsito y acceso al monte”. ENCE, ASPAPEL y los propietarios forestales combaten unidos esta plaga.

A pesar de todo, desde PROFOAS animamos a las nuevas generaciones que se ocupen de sus parcelas y del monte asturiano, en general. “El apego al monte se diluye, la rentabilidad es mínima y los problemas, como queda dicho, graves y acuciantes –concluye Iván Castaño-. Tampoco percibimos por parte de la sociedad reconocimiento a nuestra labor de gestión y preservación del monte. Pero, frente a la desilusión y el desánimo, en PROFOAS optamos por trabajar y seguir reivindicando lo que el monte de Asturias necesita y requiere para pervivir y prosperar. Porque si se gestionara bien, podría dar mucho empleo y mucha riqueza, recuperando personas y familias para los pueblos y el medio rural en general”.